El motor de la historia

Etiquetas

, , , ,

El motivo de este ensayo tiene que ver con esas reflexiones, me vino a la cabeza la idea del “motor de la historia”. Si nos proponemos reflexionar, podemos observar que aunque la mayoría de acontecimientos históricos puedan analizarse y estudiarse desde un punto de vista impersonal y global, es decir, se puede hablar de la “sociedad romana”, del “pueblo de Israel”, o de los “intelectuales del siglo de las luces”. Debemos ser conscientes que eso es una manera de hacer más sencilla la historia, pues los fenómenos trascendentales no han sido realizados jamás por un pueblo en su conjunto, sino que la historia del mundo es protagonizada por personas individuales. Todos y cada uno de los acontecimientos que se han ido sucediendo desde la aparición del ser humano han sido realizados por hombres y mujeres que han hecho uso de su libertad convirtiéndola en acto. Podríamos decir que la suma y puesta en común de todas las realizaciones de esos actos libres son las letras y palabras que forman el libro de la historia. Una vez realizada esta aclaración, la pregunta que deberíamos realizarnos es. ¿Cuál es el fin del ser humano a la hora de tomar sus decisiones irrevocables y totalmente vinculantes con respecto a la sociedad en la que habita? Es de sentido común apreciar que es imposible conocer los motivos individuales de los millones de personas que han existido, pues el conjunto de factores que les influyen, así como su propia intimidad y pensamientos nos estarán siempre ocultos, no obstante, si puede hacerse un breve análisis del “motor” de la sociedad en cada momento histórico, su fin, es decir, aquello a lo que todos sus miembros aspiran en su vida, aquello que les mueve a actuar, a “moverse”. De esta manera, si estructuramos nuestro análisis desde un punto de vista cronológico seremos capaces de vislumbrar varias etapas a lo largo de la historia de la humanidad en relación al fin de las sociedades, es decir, a los distintos “motores” que nos hablan de la idiosincrasia de cada cultura y que nos darán pistas de su desarrollo, justificarán su consciencia de una identidad propia y en parte nos permitirán comprender su decadencia.

En primer lugar nos encontramos con las sociedades prehistóricas y de la edad antigua. Existe en ellas un mero concepto de identidad familiar y tribal, se pretende la defensa del clan frente a los opresores, no existe una consciencia global. Estas culturas no disponían de los elementos técnicos suficientes como para pensar en algo más que no fuese la supervivencia. Las economías de subsistencia en las que habitaban solo permitían ese fin, de manera que podríamos decir que el “motor” en esa época era sobrevivir a las inclemencias de los elementos y lograr una cierta organización social. Es un motor simple y elemental.

En segundo lugar, existen las sociedades que son capaces de garantizar los recursos básicos para su supervivencia y empiezan a tener excedentes, el nivel de vida mejora y necesariamente la cultura empieza a aflorar. Unido a esta elevación intelectual y progreso económico (siempre van unidos), las tribus empiezan a asociarse formando pueblos y estos más adelante se acabarán transformando en grandes urbes, centros irradiadores de cultura y comercio. Nos encontramos en la región del creciente fértil, con civilizaciones paradigmáticas como Mesopotamia o Egipto. En este ámbito y circunstancias de grandes ciudades y pueblos nómadas que pasan a la sedentarización aparece el pueblo de Israel, uno de los puntales de la asignatura. En él se nos muestra el inicio de la civilización occidental, la cual se vertebrará en torno al monoteísmo. El “motor” empieza a distanciarse de la supervivencia y empieza a posicionarse en la búsqueda del bienestar, asociado en la mayoría de las ocasiones al poder y a la dominación de otros hombres (esclavitud). En relación al pueblo hebreo innova en el motor en cuanto la conciencia de una vida tras la muerte se hace real, no solo como una manera de explicar los fenómenos que no se comprenden como en el caso de los pueblos politeístas. Las israelitas empiezan a actuar de cara a Dios. Ese es su motor.

El motor pasa a ser la búsqueda hedonista del placer en el mundo pagano de Grecia y Roma, sobre todo en la etapa tardía del Imperio Romano. Se llega a importantes puntos de progreso material y cultural admirables. Como es el caso de la organización política (democracia en Grecia y las tres formas de estado de Roma; monarquía, república e Imperio) o la creación de redes de comunicación de magnitudes inimaginables para la historia. No obstante, en la búsqueda del individualismo la sociedad cae en una decadencia horrible. Esta se puede vislumbrar en ejemplos como el trato que se tenía a los esclavos por parte de los romanos, la pérdida de los valores en el ejército, formado ya por mercenarios bárbaros, la caída de los valores republicanos y también del paradigma de la familia tradicional.

Ante la decadencia de esta primera edad de oro del pensamiento occidental surge otro elemento totalmente innovador, el cristianismo. Predica el altruismo, es decir, la existencia de una vida futura en la que se nos juzgará por las obras que hagamos en la tierra. El Cristianismo se postula como el elemento vertebrador y nexo de unión en una Europa totalmente arruinada tras las invasiones bárbaras. El cristianismo es el pilar sobre el que se construirán los cimientos de la Europa cristiana medieval. Durante esta época serán las órdenes eclesiásticas las encargadas de mantener el progreso en occidente. El “motor” sigue siendo la búsqueda de bienestar y poder, pero pasa a estar regido por una consciencia de eternidad imprimida en lo más profunda de las personas, de manera que lo más importante ya no es el bienestar en la tierra, sino vivir de tal manera que se pueda merecer un cielo.

Tras esta época, los pensadores del Renacimiento son capaces de ensamblar lo clásico con lo cristiano. Resurgen los ideales de la antigüedad, el hombre vuelve a ser el centro, pero no hay una ruptura con la edad media, simplemente existe una explosión cultural que rebrota y sirve de continuidad a la que ya hubo en el siglo XIII con la creación de las universidades por parte de la Iglesia. El hombre sigue teniendo un motor religioso pero empieza a enfocarse al mundo, a la vida terrena. No se olvida de lo divino pero la existencia en la tierra cobra más importancia que en la edad media. Por lo tanto el motor evoluciona, haciéndose más sofisticado.

A lo largo del Siglo XVIII se suceden los pensamientos racionalistas del Siglo de las Luces y acaban desparramándose sobre el siglo XIX, en el que se da la aparición de la ciencia, del positivismo. Nos encontramos con enormes progresos en lo técnico. Llegamos al momento álgido de la historia de la humanidad, en el que la colonización estaba en su momento álgido y el hombre occidental tiene la capacidad para transformar el mundo de mano de la herencia que ha recogido y ha ido acumulando a lo largo de centenares de años. En vez de elegir ese camino se apuesta por el individualismo. Llega al fracaso en el Siglo XX por culpa del auge de los nacionalismos y la falta de conciencia global, se cae en las guerras mundiales en las que vuelve el instinto de la supervivencia, el motor se desvirtúa, las personas son engañadas por los totalitarismos. Se vive el fracaso de la técnica, a Europa solo le queda buscar la reconstrucción. Con la revolución del 69 se rompen todos los moldes y la humanidad pierde toda la referencia que tenía. Se cuestionan todos los antiguos motores. ¿Qué se busca? El bienestar ya está asegurado, por lo que no puede lucharse por la “construcción”, por el avanzar en una vida mejor o al menos garantizársela a los predecesores (una idea siempre presente en la humanidad hasta nuestros días). En el ámbito religioso el hombre le ha dado la espalda a todo lo que no sea racional, por lo que se olvida esa faceta. ¿Cuál es entonces el motor de la sociedad occidental? La satisfacción del propio yo, no hay un afán de crecer hacia el futuro, además, el capitalismo ha evolucionado hasta caer en un materialismo latente, en el el que lo único que importa es lo que uno tiene. Este hecho representa una auténtica revolución, pues repercute en muchos ámbitos, como es la inversión de la pirámide social, por primera vez en la historia después del imperio romano nos encontramos con una sociedad que no es capaz de asegurar el mantenimiento de su cultura estadísticamente ya que no garantiza el relevo generacional.

 La solución que debería encontrarse es una mayor profundización en los valores que van más allá de lo puramente material e intentar imprimar en la sociedad una conciencia de crecimiento. Eso pasa por la supresión de los nacionalismos exacerbados que se han convertido en las nuevas religiones. Debe darse el paso a una conciencia de humanidad plena, de manera que no es posible el aburguesamiento de los países occidentales, ya que los lugares menos desarrollados del planeta forman parte del mismo mundo que el nuestro, las distancias son mínimas hoy en día gracias a la técnica, por esa razón deberían suprimirse la gran cantidad de fronteras mentales que tenemos formuladas en la cabeza. No significa que uno deba olvidar el sitio y la cultura en la que nace, pero si intentar imbricar esa manera de vivir la vida como una parte de la globalidad, de manera que se construya una conciencia de humanidad, entonces el motor podrá ser otra vez “construir un mundo mejor” y con un enfoque más allá de lo racional. Debe reflotarse lo religioso, no tanto en la conciencia de una vida tras la muerte sino en la predicación de vivir pensando en el resto o al menos dentro de los valores heredados de una ética altruista, que necesariamente provienen del cristianismo.

La influencia del lugar y el espacio en la historia de la humanidad

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Sin duda alguna, el lugar y el espacio han condicionado el devenir de la humanidad desde el inicio de los tiempos, la zona, el clima y el resto de factores medioambientales (relieve, tierra fértil, hidrografía…) en la que los diferentes grupos humanos y sociedades se han desarrollado ha sido aquello que les ha encauzado para irlos conduciendo a ser lo que son ahora o a desaparecer. Sin afirmar que el medio determina el futuro de los pueblos, podemos decir que este los condiciona de manera considerable.

Esta afirmación se hace realidad en la mayoría de episodios históricos que hoy en día son considerados trascendentales. El origen de la humanidad parece que se encuentra en África, en Etiopía, una zona cálida y en la que el ser humano podía vivir con los medios técnicos más escasos. Aunque no se conoce de manera exacta el porqué, las grandes migraciones se debieron probablemente a la búsqueda de recursos o de lugares más cálidos, el hombre era nómada, por lo que los elementos de la naturaleza le afectaban mucho más, si el medio no produce lo suficiente como para que la supervivencia sea posible, el ser humano debía ponerse en movimiento.

El centro de cultura más importante fue claramente el creciente fértil, los tres focos más relevantes: la zona entre el Tigris y el Éufrates, el Jordán y el delta del Nilo y sus orillas. El clima templado y la cercanía a las aguas de los ríos le permitieron a esos hombres habitar en aquellos lugares en las mejores condiciones y potenciar la agricultura, actividad que derivaría en el sedentarismo, premisa básica para el desarrollo de una sociedad avanzada política y socialmente hablando, pues el hecho de residir en un lugar concreto y fértil implica dos realidades: La población de los alrededores acudirá al centro urbano provocando un aumento demográfico y como consecuencia, deberá procederse a la creación de una organización administrativa, económica, política y social efectiva.

Si avanzamos en el tiempo advertimos que el contacto con el mar Mediterráneo es también otro factor extremadamente relevante, porqué permite y garantiza el contacto entre las distintas culturas consolidadas por la agricultura. El comercio marítimo es una gran fuente de riquezas, fruto de las transacciones de materias primas y de manufacturas, pero lo más importante es que permite el intercambio cultural entre zonas muy alejadas entre sí, de manera que el ser humano crece más rápidamente, tanto en técnica como en cultura, pues no es necesaria que vaya descubriéndolo todo desde cero, se limita a recoger los avances de los pueblos cercanos. Tanto griegos como romanos utilizaron el medio marítimo para llegar hasta lugares exóticos y expandirse; ya fuese mediante el establecimiento de enclaves comerciales en la costa, donde se concentraba todo el comercio interior de la zona (el caso del levante peninsular es un claro ejemplo, explotado por fenicios y griegos), o ejerciendo una colonización efectiva, modelo que prefirieron los romanos. Fue tan grande la influencia cultural del proceso de romanización que en cualquier lugar donde habitaron dejaron vestigios de su civilización, que perduran aún hasta nuestros días y han sido objeto de admiración e inspiración durante generaciones. (El caso de los acueductos es un claro ejemplo del aprovechamiento de la ingeniería para aprovechar los recursos naturales).

Otro momento de gran relevancia histórica es la expansión europea, tanto la de los siglos XVI y XVII como la de los imperios coloniales del XIX. Es la explosión demográfica lo que hace que los países salgan al a periferia, se encuentran con un gran crecimiento de la población y del nivel de vida que solo pueden compensar buscando los recursos en una zona exterior, necesitan explotar al medio que en este caso son aquellos continentes que no están poblados por la civilización europea. El caso británico es paradigmático, es sorprendente como un país tan pequeño y con tan pocos recursos naturales haya sido capaz de dominar el mundo durante decenios, son ejemplo de una civilización que ha sabido aprovechar las ventajas que les proporciona su insularidad. Desde la invasión normanda, ningún ejército ha sido capaz de penetrar en territorio británico. El medio les salvó de la invasión durante el dominio napoleónico y fueron también las aguas del canal de la Mancha lo que permitieron que las tropas alemanas, insultantemente superiores en número y armamento, no lograsen hacer capitular al imperio británico en la batalla de Inglaterra de 1940.

Si nos adentramos en el ámbito militar, podremos percibir que también el clima y el terreno se han postulado como los principales factores que han decidido las grandes confrontaciones, desde el inconveniente de luchar con el sol de cara o defender un terreno elevado, hasta utilizar la táctica de la tierra quemada y dejar que el invierno glacial derrote al enemigo.

El medio y el lugar son fenómenos de larga duración, tal y como afirma el historiador francés Fernand Braudel. Creo conveniente advertir que son condicionantes no activos, es decir, pueden estudiarse y utilizarse a favor de uno mismo, sin embargo, no mueven la historia, es importante no ceder ante el determinismo, aunque sea de manera indirecta, afirmando que unos pueblos son inferiores o están menos desarrollados que otros a causa de los factores climáticos o naturales. Lo que sí debería decirse es que ante climas muy adversos el ser humano no puede preocuparse de alcanzar su autorrealización, sino que sus preocupaciones se concentran en la supervivencia diaria.

Es entonces cuando cobra importancia y trascendencia el progreso técnico. La técnica es aquello que permite al ser humano avanzar en lo material, de manera que las necesidades más básicas queden liberadas del quehacer diario y el hombre pueda encargarse de reflexionar sobre temas más trascendentales, o en el caso de climas extremos, permitir que viva de manera confortable. Un ejemplo de lo que nos permite la técnica lo encontramos en ciudades muy al norte de Canadá, que ha elaborado un sistema de túneles a modo de ciudades subterráneas que permiten que la vida ordinaria se desarrolle correctamente durante los meses más fríos del año. Sin técnica, o esas personas no vivirían allí, o tendrían que estar meses enteros encerradas en sus moradas.

La pregunta que nos hicimos al inicio de la asignatura era si el medio es capaz de determinar el comportamiento y la existencia de los seres humanos a lo largo de la historia, la tesis determinista parece que cae rápidamente, pues haciendo un breve análisis histórico llegamos a la conclusión de que el motor de la historia son los actos libres realizados por los seres humanos en un momento y en un lugar determinados. El lugar y el momento son las circunstancias, pero no el factor determinante o definitivo de los acontecimientos que se suceden. Entonces deberíamos avanzar, dejar la pregunta de ¿hasta qué punto el medio nos influye? para llegar a formularnos esta otra, ¿hasta qué punto puede el ser humano influir en el medio?

Las posibilidades del ser humano se podrían concretar en dos: mediante la cultura, la cual nos permite alcanzar un pensamiento racional que hace que nos demos cuenta de que la naturaleza no solo es una realidad aparte y ajena a nosotros que debemos dominar, sino que formamos parte de ella, el hombre debe ser capaz de convivir con ella para encontrar su sitio en el desarrollo natural de la historia, historia entendida no como historia del ser humano, sino como el tiempo transcurrido entre el inicio y el fin de la existencia de vida. El otro factor que permite al hombre interactuar con el medio es la técnica y las innovaciones tecnológicas.  A medida que el hombre avanza en el conocer científico es capaz de alterar el medio para adaptarlo a las circunstancias que considere precisas y más adecuadas. El problema es si ese afán de adaptación cae en lo antinatural, es decir, el hombre no adapta el medio a sus necesidades sino que lo sobrexplota de manera irracional. Las necesidades no tienen porqué ser básicas y de supervivencia, sino las que permitan la autorrealización del hombre. Si actuamos de esta forma, actualmente lo hacemos así en buena parte, no solo vamos contra la naturaleza sino contra nosotros mismos en cuanto formamos parte de esa misma naturaleza contra la que atentamos.

La pregunta que deberíamos hacernos entonces es otra: ¿Hasta qué punto el hombre debe influir en la naturaleza? Volviendo a la historia, observamos que en la actualidad somos capaces de moldear en gran medida la realidad natural y que eso nos permite conseguir más recursos y de una forma más efectiva. Es una realidad que el medio nos condiciona menos.

El problema con el que nos encontramos es que pretendemos dominar todo lo que sucede, la civilización occidental ha caído en el error, (comprensible en buena parte, teniendo en cuenta los logros que ha conseguido hasta el momento), de creer que el ser humano está por encima de todo y no se encuentra circunscrito ni forma parte de nada. La confianza absoluta en la técnica unida al descuido de la cultura y la moral pueden llevarnos a la prehistoria por el lado de la técnica, es decir, que teniendo todos los medios materiales de los que disponemos, olvidar que debemos convivir con el medio y no dominarlo.

La verdad y la veracidad en “Zelig”

Etiquetas

, , , , , , , ,

“Zelig” es una comedia en forma de falso documental dirigida y protagonizada por el artista estadounidense Woody Allen en el año 1983. En el largometraje nos presenta a la sociedad norteamericana de entreguerras y los felices años 20’. El hilo conductor del film es el extravagante caso de un personaje llamado Leonard Zelig, el cual no tarda en llamar la atención de los expertos y de la opinión pública al sufrir un trastorno psicológico que le permite adaptar su apariencia física al lugar y ambiente en el que se encuentra. El personaje se siente tan inseguro que renuncia a su personalidad e individualidad hasta llegar al extremo de mutar su aspecto corporal e incluso llega a adaptarse en apariencia a las costumbres, hábitos y formas de conducta de aquellas personas con las que se encuentra y convive.

Esta película es un claro ejemplo de las opciones que los medios técnicos actuales ponen a disposición de los cineastas para que las cintas que producen tengan una mayor credibilidad y veracidad. En el documental se ve claramente que el personaje en sí, el tal Leonard Zelig, no existió, pero eso es debido a que el director quiere que sea así desde el inicio, ya que le dota de una serie de capacidades absurdas e inverosímiles que el espectador advierte rápidamente. Sin embargo, se le sitúa entre caras conocidas y personalidades de la época que rápidamente son identificadas por parte de la audiencia (Chaplin, la fiesta se da en la casa de Hearst…), también se sirve de la estructura tradicional del documental, finge que entrevista a los personajes protagonistas pasados unos años de los hechos y estos tienen la edad que correspondería, también se sirve de la prensa y de la televisión para mostrar un fenómeno global. El hecho de que exista la posibilidad de confundir fácilmente las imágenes por originales nos debe hacer reflexionar, ya que eso significa que si los avances técnicos nos permiten llegar a conseguir un parecido tan notable, en caso de que la intencionalidad de quién dirige o subvenciona la película no sea la de mostrarse plenamente de acorde con la verdad, es fácil que se mienta a la audiencia, y sobre todo teniendo en cuenta la fuerza que tiene actualmente el contenido audiovisual y la excesiva confianza que tiene la gente en confiar en aquellos contenidos que se le proporcionan a través de los medios, el famoso “lo han dicho en la tele”.

La clave está en que se juega con que el receptor le da credibilidad a las fuentes, ya que existe un pacto de lectura o de visualización intrínseco, en el que el lector da por supuesto que la información que se le da por parte de los directores es verídica y cierta, es cierto que en algunos casos puede ponerse en duda, pero la verdad es que si cualquiera de nosotros ve en una película que una historia está basada en hechos reales no va a dudar acerca de esa afirmación, pues confía en la nobleza de los que la han llevado a cabo. Esto, o de forma infantil se despersonaliza sobremanera la producción de la película llegando hasta el extremo de que el espectador pueda llegar a olvidar que son seres humanos subjetivos y con unas inclinaciones políticas e ideológicas determinadas los que dirigen las películas…

Lo que está claro es que aunque siendo verdad que la objetividad absoluta es imposible en un ser humano, el receptor de los documentales debe formar su opinión crítica sabiendo que puede ser engañado, tal vez no directamente, pero sí que la verdad se le muestre oculta o al menos a  medias. Pienso que la clave de la cuestión está en la intencionalidad de quien emite el mensaje, pues siendo cierto que cada persona tiene, tras la reflexión adecuada, una percepción distinta de los hechos y de las situaciones, debe tener la intención de mostrarle al espectador aquello que sabe que es cierto y ha sido comprobado, en relación a los hechos, o aquellas ideas que sabe que son compatibles con la realidad de los hechos y no están orientadas a tergiversarlos.

 

Oh, Jerusalén – Dominique Lapierre

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

La obra, escrita por Dominique Lapierre y Larry Collins, narra con maestría literaria el inicio del conflicto árabe-israelí en la tierra de Palestina. A lo largo de poco menos de 700 páginas, los autores son capaces de proporcionarnos una visión global de los antecedentes que motivaron la confrontación y la sucesión de las primeras fases del conflicto entre árabes y judíos hasta el segundo alto al fuego decretado por las Naciones Unidas en julio de 1948. El libro nos suministra una gran cantidad de elementos clave que nos permiten entender un poco más la complejidad de uno de los focos más activos e inestables de la actualidad: Oriente Próximo.

Tras estas apreciaciones veo preciso buscar la raíz de buena parte de los problemas estructurales que motivaron la contienda en la mala gestión de las potencias coloniales en la zona, concretamente en la política de la Gran Bretaña, que llevó a cabo una serie de acuerdos contradictorios e interesados con árabes y judíos que acabaron atándoles de manos, provocando el incumplimiento de lo pactado en ambos casos.

En primer lugar, nos encontramos con la promesa de independencia que se hizo a la población de los países árabes que vivían bajo el yugo del Imperio Otomano en caso de sublevación contra las fuerzas turcas en favor de los países aliados en la Primera Guerra Mundial. Fue incumplida por el acuerdo Sykes-Picot, que implicaba el reparto de la soberanía territorial de la zona entre franceses y británicos.

En segundo lugar, la firma de la promesa de Lord Balfour en 1917, en la que se acuerda con los judíos que por voluntad propia lo deseen, la posibilidad de regresar a su tierra ancestral de forma progresiva. Esta promesa también fue incumplida, pues tras la Segunda Guerra Mundial la administración del gobierno de Su Majestad bloqueó el flujo de inmigrantes hebreos procedentes de Europa a los puertos Palestinos.

Siguiendo con el análisis de la gestión británica, es preciso decir que la actuación de la administración inglesa en los últimos meses fue lastimosa y pobre, en parte es comprensible debido a la enorme complejidad de los hechos, pero la realidad es que faltaron órdenes claras por parte de Londres y el gobierno de Atlee. No es posible saber si Gran Bretaña podría haber evitado el infierno que después se desató, probablemente no, pero lo cierto es que no estuvo a la altura de los acontecimientos ni quiso estarlo.

Es sorprendente como los altercados se producen en las narices de los agentes británicos y estos no tienen la autoridad suficiente como para detenerlos, el problema principal es que no existe arraigo a la zona ni las tropas encuentran sentido a seguir muriendo por una causa que no es la suya, solo en momentos en los que se sucede ante sus ojos una verdadera catástrofe deciden actuar, como en el caso de la matanza del convoy de la ‘Hadassah’, en la que un oficial británico interviene sin esperar órdenes, no obstante, estos hechos son esporádicos y tristemente una excepción a la regla general.

El fin del Dominio británico es una clara hipocresía, les interesa la internacionalización de Jerusalén y el reparto, ya que las Naciones Unidas les cederían el derecho a administrar la ciudad, pues ni los Estados Unidos ni la Unión Soviética podrían reclamar ese privilegio, ya que en esas fechas de posguerra mundial se empezaban a perfilar los bloques antagónicos que acabarían partiendo el mundo con el telón de acero. Ninguno de los dos bloques cedería al otro el control de una zona tan estratégica. Viendo que la gestión por parte de una de esas dos potencias era inviable, la ONU hubiese mantenido como árbitro a una fuerza tradicional venido a menos, Gran Bretaña.

Siguiendo con la crítica a las facciones externas al territorio, debe hablarse también de las decisiones tomadas por la recién nacida organización de las Naciones Unidas, pues el hecho de que decreten lo que se debe hacer a miles de kilómetros de la zona no les permite hacerse cargo de la verdadera situación. La mayoría de los países vota la partición sin saber lo que esta representa realmente. Se dejan llevar por sus intereses, tendríamos que pensar hasta qué punto las Naciones Unidas tienen derecho a intervenir en una zona de conflicto sin un verdadero conocimiento de los hechos, pues a veces el remedio puede ser peor que la enfermedad. Una prueba de ello es una medida tan utópica como la internacionalización de la ciudad de Jerusalén y la partición del territorio en dos estados.

Las Naciones Unidas velan por sus propios intereses y de manera más concreta por las pretensiones Norteamericanas, véase la presión que ejercen los Estados Unidos sobre Grecia, Haití, Liberia y Filipinas para que voten el reparto o sobre Gran Bretaña para que retire su apoyo a los árabes y les deje de proveer de armamento durante la primera tregua de 1948, Estados Unidos persuade a los ingleses con severas amenazas concretadas en la posibilidad de reducir las ayudas del plan Marshall.

En relación a las fuerzas combatientes, en el libro se presenta muy bien las diferentes mentalidades entre judíos y árabes:

La superioridad judía es debida a que son un pueblo apátrida que ha sido vapuleado durante siglos. El hecho de sentirse acorralados les hace ser más fuertes; mientras los árabes tienen fuertes intereses económicos o soberanos en la zona, el móvil de los judíos es mucho más básico y fuerte: la supervivencia como pueblo. Si perdían la guerra perderían una oportunidad única para configurar un estado libre e independiente.

En segundo lugar, podemos decir que la tierra a la que querían acceder había estado habitada desde tiempo inmemoriales por su antepasados, por eso es importante el lugar y el espacio, no solo es una tierra en la que debo vivir, sino es la tierra del pueblo elegido, del cual formo parte. “Dios nos la dio y hemos errado por el mundo durante 2000 años soñando cada Pascua con regresar a nuestro hogar”. Este hecho le concede una especial importancia a la cuestión. Es paradigmático observar el denuedo con el que se defienden los habitantes del barrio judío en la ciudad vieja, en cualquier otra circunstancia hubiesen capitulado, pero no estaban defendiendo un territorio cualquiera, estaban defendiendo sus hogares.

David Shaltiel, comandante de la guarnición de Jerusalén muestra esa convicción: “Jerusalén se va a convertir en nuestra Stalingrado”.

En tercer lugar es preciso hablar de la convicción y la disciplina, los mandos judíos eran más obedientes y estaban más preparados que los árabes. Es cierto que también existían divisiones internas en las facciones del ejército judío, se vislumbra este hecho en el libro en los constantes roces entre la Haganah, el Palmach y los grupos terroristas del Stern e Irgún. Estas diferencias son tan grandes que incluso este último grupo llega a provocar un golpe de estado durante la tregua intentado apoderarse del gobierno israelí. Aparece entonces la figura de David Ben Gurion (en buena parte heroizado por los autores) crucial en el proceso de configuración del nuevo estado. Tiene varias características que le postulan como líder: En primer lugar es idealista, esta frase de uno de los integrantes del alto mando del ejército deja bien claro la fuerza de sus pensamientos: “Ben Gurion habló a continuación de una guerra contra cinco países árabes cuando los ingleses nos detenían en la calle por llevar una pistola”.

En segundo lugar conviene destacar que es un visionario y ejerce su liderazgo de forma autoritaria, eso le lleva a equivocarse en varias ocasiones, como el asalto a las colinas de Latrun que acaba con grandes pérdidas judías, pero también le proporciona éxitos, es capaz de darse cuenta que hay ocasiones en las que se debe actuar aunque el resto abogue por apostar por lo más cómodo y políticamente prudente.

Dejando de lado la figura del primer presidente, conviene decir también que el apoyo internacional en forma del capital proporcionado por los judíos que habitaban el resto del globo es también un hecho elemental y definitivo para el devenir de la contienda. Los millones conseguidos en los Estados Unidos por parte de Golda Meir así lo reflejan, la riqueza de los judíos norteamericanos permitió salvar la causa Israelí.

Para concluir con las razones del éxito judío, opino que la más importante es que son un pueblo muy heterogéneo, al llevar siglos desparramados por el mundo los integrantes del ejército poseen lugares de procedencia muy dispares: rusos, alemanes, estadounidenses, polacos, franceses, argentinos… la clave está en que lejos de que esas diferencias de costumbres e idiomas se convirtiesen en una nueva torre de Babel ingobernable, ellos fueron capaces, no solo de respetarse mutuamente, sino de potenciar las habilidades que cada individuo y colectivo humano poseía. Hay un ejemplo claro en la narración, en la que dos combatientes que habían servido en el ejército estadounidense intentan montar una ametralladora para detener la penetración de los blindados de la Legión Árabe transjordana en la ciudad, al no tener los suficientes conocimientos para armarla con rapidez, deciden pedirle ayuda a un antiguo artillero del ejército rojo. Les cuesta realizar ese acto, y lo hacen con cierto resquemor, pero saben que la causa vale más que sus diferencias. Parece lógico que así sea, pero es precisamente esta la gran diferencia entre los árabes y los judíos, unos son capaces de orientar sus diferencias hacia la consecución de un objetivo mientras que los otros ven como su objetivo es superado por sus diferencias.

En relación al bando árabe, conviene destacar que estos poseen una mentalidad de tipo tribal, derrochadora y excesivamente magnánima, son muy poco prácticos y dependen en demasía de la presencia de un líder que les mantenga, no luchan por una causa, sino por una persona. El caso de Abdel Kader es paradigmático; cuando este fallece en el asalto a Castel la resistencia de los árabes palestinos se vuelve casi testimonial. No analizan la situación con perspectiva ni son previsores, un ejemplo claro es que en sus incursiones no se preocupaban de la manutención ni de reponer las municiones de las tropas hasta que de golpe se encontraban sin ellas en medio de la refriega.

Siguiendo con el análisis, conviene decir que son indisciplinados, se nota que su cultura es distinta y que no están acostumbrados a luchar en un ejército regular, esta actitud se debe a que normalmente sus enfrentamientos eran de menor calado, concretados en pequeñas escaramuzas entre tribus o con batallas en campo abierto con armamento anticuado. No tiene ningún tipo de conocimiento de las tácticas bélicas modernas. No se preocupaban ni siquiera de que las tropas estuviesen alimentadas, todo lo contrario de los israelíes, que tienen contado hasta las calorías necesarias para que un ser humano fuese capaz de sobrevivir.  La Legión Árabe era el único ejército regular y funcional y ese hecho se debía a que había sido formado por Glubb Pachá y oficiales británicos.

En segundo lugar, es importante darse cuenta de que no estaban unidos por una causa común, existían rencillas internas entre los reyes. Puede observarse por ejemplo en el tira y afloja que se mantiene entre Hadj Amín y el rey Abdullah de Trasjordania, o con el enfrentamiento entre este último y el soberano egipcio por saber quién reinará en Jerusalén. Los miembros de la Liga Árabe tenían unas formas muy diferentes de organización; Repúblicas parlamentarias de raigambre francesa (Siria y el Líbano), Monarquías Parlamentarias bajo la influencia británica (Iraq y Egipto) y reinos de organización antigua y casi tribal (Arabia Saudí, Yemen y Trasjordania).

El tercero de los problemas se debe al orgullo árabe y al menosprecio que tuvieron por los judíos, decidieron intervenir en el conflicto pensando que sería una marcha crucial hasta Tel-Aviv, no fueron capaces de comprender que sería una lucha de verdad, por lo que cuando se dieron de bruces con la realidad no fueron capaces de enfrentarse a un enemigo unido, a su propia desunión y a la incapacidad de su armamento.

El general británico de la Legión Árabe beduina, Glubb Pacha, se da cuenta de que la mentalidad árabe es el principal escollo y carencia pare enfrentarse a los judíos: “Mientras los árabes no tuvieran sistemas, economías y pueblos más modernos, no podrían combatir eficazmente con sus vecinos judíos, y mejor harían en evitar toda confrontación”.

Dejando de lado el análisis de las facciones beligerantes y teniendo en cuenta las características de la asignatura considero importante considerar el papel trascendental que comporta el lugar y el espacio en la zona de Tierra Santa. Durante 3000 años ha sido un territorio anhelado por muchos pueblos y que ha cambiado de manos constantemente. Por esas tierras han pasado guerreros asirios y babilonios, persas, legionarios romanos, catafractos bizantinos, han irrumpido las fuerzas del Islam, ejércitos cruzados han ocupado los Santos Lugares para ser expulsados posteriormente por Saladino y los turcos la dominaron durante 500 años para ser derrotados por los regulares británicos, que acabaron cediendo. Cada cuál durante más o menos tiempo ha ocupado Tierra Santa y ha dejado su respectivo poso cultural, por lo que la ciudad de Jerusalén es un amalgama de religiones culturas y pueblos. Un claro paradigma es la ciudad antigua, que está dividida en cuatro barrios: armenio, cristiano, árabe y judío.

En relación al espacio es conveniente hablar de la importancia de la situación geográfica de la ciudad de Jerusalén, al encontrarse en un terreno montañoso y escarpado la carretera acabó postulándose como el principal campo de batalla que las fuerzas israelíes deben controlar si quieren abastecer la ciudad. También es importante darse cuenta de que el hecho de que los judíos tuviesen el mar a sus espaldas provocó que la huida no existiese, tan solo la opción de la resistencia.

A modo de conclusión me gustaría hacer varias reflexiones:

En primer lugar, considero acertado que el autor narre algunos actos de humanidad que se sucedieron durante las trifulcas y altercados, como cuando una anciana árabe le da de comer a los judíos en el barrio antiguo, o cuando un árabe señala con pintura las casas y almacenes de sus amigos judíos para que no sean arrasadas durante la quema del centro comercial de Jerusalén.

En segundo lugar me gustaría hacer ver que aunque tiene sus inconvenientes la tradición acostumbra a mostrarse más efectiva que los nuevos sentimientos nacionalistas, un caso paradigmático creo que se puede observar en la Ciudad Antigua de Jerusalén, en la que la convivencia entre judíos y árabes cristianos y musulmanes se había mantenido bastante estable durante siglos. Los sionistas irrumpen en el territorio queriendo romper de forma radical con lo que la convivencia de siglos había conseguido, por lo que aunque consiguen el estado que querían, no logran que la paz habite en él, aún en nuestros días somos partícipes de que el estado de Israel se encuentra en una situación inacabada, no hay paz y las sublevaciones palestinas se suceden periódicamente.

En tercer lugar, me parece interesante la apreciación que hace Thomas Herzl tras el “affair” Dreyfuss refiriéndose a los nacionalismos: “Judíos, víctimas del desarrollo del nacionalismo, solo sobrevivirán convirtiéndose, a su vez, en nación”.  Pues realmente me parece cierto que en la época el enemigo común que permitía en muchos casos formar una identidad nacional propia eran los judíos, hoy en día creo que podrían ser absorbidos por los estados, con voluntad por su parte lógicamente, pero sí que es verdad que en la época en la que se producen todos estos acontecimientos era difícil que fueran aceptados. Creo que la creación del Estado de Israel es en buena medida una manera que tienen los gobiernos de quitarse el problema de los judíos de encima, no obstante, la forma en la que se hizo deriva en que Europa ha dejado un gran conflicto abierto en la zona. También es verdad que actualmente les interesa a los gobiernos occidentales tener un país satélite que ejerza de tapón a las aspiraciones árabes y al radicalismo islámico.

Finalmente, es conveniente hacer la reflexión acerca de la forma en la que el libro está escrito, me parece brillante porqué articula la narración mediante testimonios que vivieron los hechos y de ambos bandos, de manera que el lector se sitúa en gran medida dentro de la situación de tensión vivida en la época. Este tipo de narración nos permite ver el lado humano de las facciones combatientes y que a la hora de analizar una contienda por ambos bandos existen razones de peso para que sea defendida. Creo que el gran éxito de la obra consiste exactamente en eso que es tan difícil, conseguir que el lector no se vea acosado por unos pensamientos que el autor intenta transmitirle de forma premeditada, sino que sea en la mayor medida partícipe de los hechos, que se escojan personajes reales te permite congeniar con ellos y cogerles un cierto aprecio, de manera que vas pasando de un bando a otro dándote cuenta de que la historia no la hacen los hechos, sino las personas que protagonizan y provocan esos acontecimientos. No obstante, personalmente creo que la obra se presenta en buena parte como defensora de la causa sionista.

Ángeles asesinos-Michael Shaara

Etiquetas

, , , , , , , , ,

La obra de Michael Shaara narra de forma magistral algunos de los episodios que se sucedieron en la batalla de Gettysburg, escenario crucial en el devenir de la guerra de Secesión americana(1861-1865). El autor se sirve de la narración a través de diversos generales de ambos bandos para ir entretejiendo el relato. La utilización de la primera persona y el punto de vista de hombres pertenecientes a ambos ejércitos consigue transmitir a la perfección el lado más humano y noble de los combatientes, así como la crueldad y el efecto devastador de la guerra.

El libro refleja a la perfección el periodo de transición entre las antiguas tácticas bélicas del siglo XIX con el avance inusitado de la técnica y consecuente mejora del armamento, en la obra, el general Lee encarna los principios antiguos del valor y del ataque frontal, mientras que Longstreet es partidario de apostar por una táctica defensiva basada en la construcción de trincheras y valiéndose del gran alcance de los rifles, mejorado en gran medida en la segunda mitad de siglo. Parece ser que en la batalla de Getysburg, Lee echó a perder 15000 hombres y la posible victoria de la Confederación en un ataque frontal sobre posiciones elevadas y bien defendidas en vez de bloquear la carretera a Washington y hacerse fuertes como sugería Longstreet. La guerra civil americana anticipó lo que sería la primera fase de la primera guerra mundial, en la que esas concepciones (defensiva y ofensiva a la antigua usanza) se verían enfrentadas, otra vez.

Es también interesante observar como el autor muestra la guerra como un conflicto entre caballeros, el propio Lee se considera partidario de la Unión y del modelo político defendido por el norte, no obstante, no se ve capaz de atacar a sus conciudadanos, por lo que acepta liderar a las tropas del sur. Se puede observar también, que la causa de la esclavitud era muy secundaria, la guerra no se produjo por esa razón, sino porqué los modelos de país que querían las distintas facciones eran muy distintos, el modelo confederado atraía enormemente a los latifundios paternalistas del sur, mientras que la perspectiva de un gobierno central y controlador parecía más apetecible para el norte, la esclavitud era un tema secundaria y después utilizado y abanderado por la Unión como medio de autojustificación y para conseguir reconocimiento y apoyo internacional (más bien que este le fuese negado al sur).

En relación a la forma, la novela se lee con mucha agilidad y permite que el lector se sienta identificado con los personajes y con la época de la que se está hablando, en ocasiones puede caer en tecnicismo bélicos(sobre todo en el momento en el que describe las maniobras), pero funciona a la perfección.

La buena novela- Laurence Cossé

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

La trama del libro se construye alrededor de un librero que trabaja en pueblo perdido en los alpes franceses, su librería se peculiariza porqué en ella no se encuentran los libros que pueden hallarse en cualquier centro comercial o librería rutinaria, Ivan selecciona las obras y durante el verano lee y relee todas las nuevas entradas, de modo que poco a poco su librería va convirtiéndose en una selección de las obras más valiosas y preciadas, con independencia de su año de publicación o su país de origen. La vida del librero cambia de forma radical cuando aparece en su pequeño local una mujer adinerada que comparte con él el sueño de abrir una librería en el centro de París en la que se podrán leer las mejores obras de la literatura universal desde la aparición de la imprenta en el siglo XV. Nada de best sellers ni literatura barata o sobrevalorada.

Para realizar la selección de las obras, los propietarios de la librería deciden elegir a un tribunal secreto de 8 escritores que serán los que decidirán cuales son los libros que merecen estar en la librería y cuales no. El 1 de septiembre la “buena novela”, que así se llama la librería abre sus puertas al público, se convierte en un éxito y la gente acude de forma masiva, pero tan rápido como los elogios aparecen las críticas, una buena parte de la comunidad literaria acusa a la “buena novela” de elitismo y de creerse con la suficiente sabiduría como para decidir que obras son buenas y cuales son mediocres. La escalada de protestas va escalando en intensidad hasta llegar a las agresiones físicas, Ivan y Francesca deciden hacerles frente.

La novela funciona bien, pues la idea es buena, en medio del relato, mientras construyen el proyecto existen unas 60 páginas un tanto lentas, pero el resto evoluciona correctamente, aunque las tramas amorosas son tal vez un poco inconsistentes e imprecisas. El autor utiliza el proyecto de sus personajes para hacer crítica del mundo de la novela, elogiar a los artistas que le parecen indispensables y criticar a otros más vulgares. La pregunta que uno se hace al terminar la obra es si el autor se sirve de los ingredientes de los best sellers para crear un best seller criticando a los best sellers, o si de verdad está escribiendo una buena novela. Es decir, ¿estaría el libro de la buena novela en la librería la “buena novela”?

¡Despierta Europa!

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

El pasado fin de semana una noticia escalofriante sacudió al mundo entero, la ciudad de París había sufrido un ataque terrorista por segunda vez en un año. La información fue circulando y las cifras de las víctimas fueron en aumento. Hoy, tras unos días de reflexión y viendo las elucubraciones de la opinión pública creo conveniente que pensemos, cada uno desde su punta de vista y con sus opiniones, pero que intentemos acercarnos al máximo a lo que sucedió en la capital gala.

En primer lugar, me parece que no podemos quedarnos en los hechos, todos los lamentamos, punto, ya está, no tiene más. No le veo sentido a comenzar un debate acerca de si nos importan más los 40 fallecidos en Beirut o los miles de personas que se mueren de hambre alrededor del globo. Todos nos importan, todas las personas tienen la misma dignidad y no hay ninguna vida que valga más que otra, esto es básico y quién no lo crea así que se replantee la vida. Entiendo que nos importe más París, es lógico, y lo digo con todo el cariño del mundo, me inquieta mucho más que mi madre esté enferma de algo grave que una bomba explote en Rhodesia oriental y mate a 1 millón de personas. La cercanía con el mundo occidental y los parecidos culturales comunes nos unen con los franceses y con cualquier otra comunidad del primer mundo. El mundo es global, pero los intercambios no son multidireccionales, Occidente domina las comunicaciones y el resto de los países las recibe, nos puede gustar más o menos y no digo que no debamos hacer un esfuerzo para ser más ‘ciudadanos del mundo’ y romper barreras, pero la realidad es que los medios transmiten la información que les interesa a los ciudadanos de sus respectivos países.

En segundo lugar, creo conveniente hablar un momento acerca de todo el debate acerca de los refugiados, de si debemos dejarlos entrar o no, sobre la infiltración yihadista… creo que debemos ser realistas, los refugiados suponen un peligro relativo, por pura estadística es lógico que se producirá infiltración terrorista, pero el peligro no se encuentra en el flujo de inmigrantes árabes que está a las puertas de Europa, sino en los jóvenes musulmanes con pasaportes europeos que se han puesto en contacto con redes radicales. Volviendo a los refugiados, creo que es importante que pensemos lo que realmente significa ese término: son personas que están huyendo de sus hogares ancestrales en los que llevan viviendo durante generaciones por culpa de una guerra que se prolonga desde 2011, son cuatro años, 1440 días con la tensión de saber que pueden matar a tus hijos o a tu marido en cualquier momento, sin trabajo y en condiciones precarias de vida. Creo que es conveniente que entendamos el desgaste que implica eso. ¡No vienen a Europa a buscar trabajo! muchas de esas personas eran adineradas, tenían trabajos cualificados o poseían carreras universitarias, indepentientemente a todo esto, son seres humanos que necesitan nuestra ayuda. Lo veo más como una oportunidad que como un inconveniente, problema lo tendrán las zonas en conflicto cuando acabe la contienda y se den cuenta del enorme capital humano que han perdido. Sinceramente, si la gran Europa que presume tanto de “buenísmo” no es capaz de brindarles cobijo y ayuda, menuda puta mierda.

En tercer lugar, me gustaría pensar cuál es la razón por la cual Daesh, si realmente fueron ellos los que cometieron tamaña mortaldad, decidió atentar en París, ¿Por qué Francia?, ¿por qué París?, ¿Por qué un estadio de fútbol, un bar y una sala de conciertos? Creo no equivocarme,juzgando los hechos que se han producido desde que surgió este grupo horrendo, si supongo que los dirigentes no son simples pastores beduinos del desierto a los que se las han dado armas y las utilizan sin pensar, nos han demostrado que dominan las redes de comunicación y controlan las reacciones que en ellas se producen de forma que les favorezcan. Imagino, que como toda organización terrorista, buscan infundir el miedo en la población, demostrarnos que estemos donde estemos siempre podremos ser un blanco. La realidad es que Europa se ha caracterizado siempre por tener fuerte tradiciones nacionalistas y locales debido a sus cientos de años de historia, el hecho de que tengamos un enemigo en común puede ayudarnos a despertar la conciencia y la identidad de ser Europeos, dejar de pensar en ser españoles, franceses, italianos…reconocer que existen unos lazos culturales y de pensamiento que nos unen y sentirnos orgullosos de ello. Hay que aprovechar la oportunidad, Europa debe despertar.

Finalmente, sobre el debate que se ha vuelto a abrir en relación del Islam, pienso que lo podemos discutir hasta el hastío, pero las únicas certezas son dos: 1. La mayoría de atentados de raigambre religiosa, por no decir todos, han sido realizados por fieles islámicos 2. No todos los musulmanes son partidarios de que se cometan esos asesinatos. A partir de aquí que cada uno saque sus conclusiones, creo que el tema no da para más, la incultura religiosa puede provocar que se llegue a estas situaciones, por lo demás no soy un experto ni un erudito y tampoco he leído el Corán como toda la gente que opina sobre el tema.

Lo que realmente me sorprende de los atentados es que sean suicidas, quiero decir, entiendo a los musulmanes que defienden la ‘guerra santa’ y que creen que los infieles deben ser exterminados si no se convierten a la verdadera religión, lógicamente me parece fanatismo, pero entiendo que si ellos creen que Allah es Dios y su Dios no es amor, lleven hasta las últimas consecuencias el hecho de que no se le adore, lo veo justo y lógico. Sin embargo, el suicidarse para conseguir eso se escapa de mi capacidad de comprensión, sé que se les promete el paraíso, pero el propio suicidio es una negación de la vida dada por Dios para adorarle, por lo tanto la muerte impide la adoración al Dios que ellos defienden, por lo tanto el hecho de matar matándose es una incoherencia, pues en el supuesto que para que todos los infieles tuviesen que morir, los musulmanes tuviesen que suicidarse todos, ¿Lo harían?, ¿lo querría Dios?, ¿tiene sentido?

¿Por qué la publicidad es importante para el periodismo?

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

El periodismo y la publicidad están relacionados estrechamente en cuanto ambos son formas de comunicación. No entendiendo comunicación como meros intercambios de información o como un traslado unidireccional (empresa expone algo y el otro escucha), sino concibiéndola como el compartir una situación real, espiritual o experiencia vivida, al mismo tiempo que se escucha y se asimila aquello que la audiencia piensa y expresa. Dejar de ser “tú y yo” para ser un “nosotros”.

La publicidad desea con su mensaje incrementar el consumo de un producto o servicio, potenciar la valoración de una marca o la concienciación acerca de una realidad, mientras que el periodismo no pretende suscitar nada, se limita a la información y formación objetiva de las personas a las que se dirige (Utópicamente, claro está.). Nos habla de lo que ocurre en el mundo sin pretender ninguna interpretación o reacción premeditada.

El estudio del fenómeno de la publicidad puede ayudar a un periodista principalmente en el modo en que se transmite la información. En el “cómo” comunicar. Pues si la publicidad pretende influir en el consumidor, antes tendrá que hacer un estudio analizando a conciencia que es lo que le impacta a este o cuál es la mejor forma para hacerle llegar el mensaje. Una vez concluido ese análisis, pondrá en práctica las conclusiones que haya sacado y si estas funcionan, el periodista puede aprender y ejecutar esas técnicas para llegar más fácilmente a su audiencia. Por ejemplo, si la publicidad experimenta que la población responde más fácilmente al contenido audiovisual que a los textos de larga extensión, el periodista podrá optar por transmitir aquello que quiera decir en un vídeo explicativo, llegando a mucha más gente.

El peligro en el que puede caer el periodismo, es la otra cara de la moneda, es en fijarse tanto en la publicidad que acabe adoptando el fin último de esta, la persuasión del receptor. De manera que puede estar realizando un reportaje acerca de un tema de actualidad y caer en el sensacionalismo que en buena parte tiene y debe tener, por su distinta naturaleza y fin, la publicidad.

Se me viene a la cabeza un ejemplo reciente, pude ver hace unos meses un documental dirigido por Jalis de la Serna en Corea del Norte,  tuvo mucha repercusión por las reacciones adversas que provocó en las personas afines al régimen coreano. En el reportaje se ofrecían continuas imágenes del día a día en la capital coreana de Pionyang, no dejó de sorprenderme que la música que se escuchaba durante todo el metraje era triste, melancólica y un tanto tétrica. Entiendo que en determinados momentos se pudiera acudir a ella, pero ¿por qué se nos mostraba así cuando se nos mostraba un simple paisaje?, ¿no sería que el autor pretendía persuadirnos acerca de algo?,¿es eso periodismo?, ¿es eso objetividad? Se acerca más a la propaganda, que dista mucho de la publicidad, obviamente, pero que al mismo tiempo comparte muchas cosas. Por eso es imprescindible que el periodista se aferre con uñas y dientes a la esencia de su mensaje, en es “qué” que debe permanecer inmutable.

Entrevista a José Levy,Corresponsal Jefe de la cadena de noticias estadounidense CNN en Israel, los Territorios Palestinos y el Medio Oriente (Parte 2)

Etiquetas

, , , , , , , ,

No dudo en calificar al Papa Francisco como Conciencia de la humanidad.

6.Nos puede contar algún detalle o anécdota acerca de su relación con Juan Pablo II?

Yo reconozco que me emociono cuando hablo sobre su persona. Cuando cubrí el fallecimiento de Juan Pablo II, en “la azotea más cara de la historia”, (estuvimos alquilándola durante años y años para poder estar delante el dormitorio papal en el momento de su muerte). Cuando ya estaba en fase terminal, en el dormitorio había una luz muy tenue durante toda la noche, era lo único que se podía ver a través de los cristales opacos.

Pudimos intuir cuando se había muerto antes que se anunciase oficialmente, pues de golpe se encendió otra luz más fuerte e imaginamos que ya había fallecido. Reconozco que en el momento de anunciar su muerte me falló la voz, literalmente, me costaba hablar, me emocione. Después me lo estuve reprochando a mí mismo, “en el momento principal en el que tanta gente está pendiente de ti, te quedas sin voz”, recuerdo hablarlo posteriormente con el que entonces era mi jefe y él me tranquilizó diciéndome que si quisiesen un reportero sin sentimientos contratarían a robots.

Así como anécdota, pude estar con él en varios viajes; en el monte Sinaí, estuve con en él en el avión que nos llevaba a Beirut. El viaje transcurrió con normalidad y sin ningún percance. Luego salió en la prensa libanesa, que una mafia china había vendido material explosivo para abatir el avión en el que viajábamos juntos.

7. Cómo periodista influyente, ¿Nos podría decir que papel tiene el nuevo Pontífice Francisco en el mundo?

En el último viaje que hizo el Papa por Sudamérica pude saludarle. Estuve charlando con él unos minutos. Fueron 7 vuelos los que hicimos por ecuador Bolivia y Paraguay, saliendo de Roma hacia Quito saludó a los 76 periodistas que formábamos parte del séquito. Tenía un par de palabras con cada uno, conmigo estuvo un par de minutos charlando. Le di treinta rosarios y les pedí que los bendijese para mis compañeros de la CNN. Bendijo los treinta rosarios para todo el equipo de la CNN, todos querían el rosario bendecido (risas), no tuve suficientes, ¡Todos querían!

Al ser Argentino, el papa francisco sigue a partir de CNN en español lo que sucede aquí en Jerusalén, cuando falleció Juan Pablo II él estaba mirando. Después de la retransmisión envió a un mensajero diciendome que el cardenal Bergoglio había llorado mirando la televisión. Me dió las gracias por “Su forma de transmitir emociones en un momento tan importante para mí”, “que siendo judío transmita esas emociones.” Es un momento inolvidable de mi vida escuchar eso, esa delicadeza, de enviar a su portavoz especialmente a buscarme. Un hecho así ya mostraba su gran deferencia. Indicaba entonces ese nivel enorme de humanidad.

Yo no dudo de calificarlo en “conciencia de la humanidad”, es el título más apropiado que tiene. Por ejemplo, la última encíclica, “Laudato si”, nos dice que: Estamos destruyendo nuestro planeta, porque intereses económicos y de todo tipo nos llevan eliminar lo que tenemos sin que nadie haga nada para evitarlo. Cuando habla condena también la cultura del descarte que cada vez más tenemos en nuestra sociedad. Tiene muy presentes a ancianos, enfermos y prisioneros. Yo nunca pensé en los presos de las cárceles, siempre decía “si han hecho algo mal, que se pudran”, y viene el papa y te dice: “No, son seres humanos, necesitan que la humanidad les arrope”. Es el Papa quién nos lo recuerda, eso significa que los tiene muy presentes y viene el papa y nos lo recuerda, también a los discapacitados.

Cuando llega el papa los medios nos despertamos en ese tema, así de crueles somos los medios de comunicación, cuando existe una noticia que cubrir, empezamos a hablar de los prisioneros. Nos da temas que no teníamos la ocasión de tratar. Va más allá de ser conciencia de los católicos y cristianos, el mundo necesitaba a una persona del nivel del Papa Francisco que nos leyese la cartilla, todavía estamos viendo el comienzo del Pontificado y los cambios que puede llegar a realizar, que Dios le de larga vida que puede tener la oportunidad de cambiar muchas cosas.

8.¿Cómo se ve el cristianismo desde el Judaísmo?

Este tema realmente me apasiona. Yo creo que hasta ahora ni judíos ni cristianos hemos tenido interés alguno en destacar el gran denominador común que tenemos. Yo leo los evangelios y veo a ese rabino judío que era Jesús y para mí es como mi hermano. Tenía unos valores impresionantes, sus palabras me crean una cercanía enorme hacia él.

Insisto en que existe un denominador común y que es crucial que sea destacada, mediante él se puede unir a cristianos, judíos e incluso musulmanes. La mayoría de la humanidad no tienen ni idea de que compartimos el Antiguo Testamento, personalmente me parece mucho. Todos compartimos los mandamientos y las enseñanzas de los profetas. Lo que nos separa es grande, pero lo que nos une lo es mucho más. Las religiones deben tener como objetivo la paz. Volviendo al papa Francisco, me emocionó leer su libro “sobre el cielo y la tierra”, en él se recogen las conversaciones que tiene con un rabino y de alguna manera resalta sobremanera ese “denominador común.”

Entrevista a José Levy,Corresponsal Jefe de la cadena de noticias estadounidense CNN en Israel, los Territorios Palestinos y el Medio Oriente (Parte 1)

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

“Oriente Próximo es la zona más conflictiva del planeta. Existen problemas, amenazas y grandes cosas que se pueden hacer

José Levy, nos habla sobre la actualidad en el Oriente Próximo y su trayectoria como periodista profesional

Jose Levy, nació en Melilla, España en el año 1958. Desde 1989 se destaca como Corresponsal Jefe de la cadena de noticias estadounidense CNN en Israel, los Territorios Palestinos y el Medio Oriente.

Destacan sus coberturas de la enfermedad, fallecimiento y sepelio del Papa Juan Pablo II, y la elección de su sucesor, Benedicto XVI.  Ha seguido con especial énfasis el complejo, largo y sangriento conflicto palestino-israelí, los vuelcos políticos, así como el difícil proceso de paz y sus acuerdos.

Otros eventos históricos que ha cubierto incluyen la caída del Muro de Berlín, el fin de la Unión Soviética, los ataques terroristas en Londres, en Madrid y el posterior vuelco electoral en España, los atentados en Turquía, Jordania y Egipto y las primeras elecciones democráticas iraquíes entre otros.

  1. Teniendo en cuenta la información privilegiada de la que dispone, ¿podría decirnos que es, de donde surge y de que manera cree que va a evolucionar Estado Islámico?

Una de las grandes cuestiones y paradojas acerca del surgimiento de EI, es la eliminación de Osama Bin Laden por parte de los Estados Unidos. Bin Laden tenía un gran carisma y había sometido a las distintas facciones de Al Qaeda. En el momento en que Osama desaparece del mapa, esta figura férrea y dirigente desaparece, podríamos decir que la serpiente se queda sin cabeza y muchos movimientos surgen como alternativa. Como el liderado por Abu Bakr al-Baghdadi, el califa del Estado Islámico, que ha sido capaz, mediante el miedo, de aglutinar a miles de seguidores en Iraq, Siria y muchos otros lugares.

 Es sorprendente como Al Qaeda ha perdido mucha fuerza en detrimento de Daesh o Estado Islámico, llamadle como queráis. Desde un punto de vista numérico no son una gran multitud amenazante, pues se calcula que Daesh está formado por unos 30.000 milicianos. Es su forma salvaje e inhumana de actuar lo que les convierte en temibles. Utilizan los medios de comunicación para conseguir más seguidores. Podemos tomar como paradigma la forma que tienen de comercializar sus matanzas. En un espectador corriente las imágenes de decapitación u otras barbaridades crean una repulsa inmediata. No obstante, los potenciales seguidores de Daesh ven esas imágenes y piensan “estos sí que van en serio” y se adhieren al movimiento.

Estas técnicas salvajes les funcionan, pues cuando llegaron a Mosul, el ejército Iraquí les superaba en proporción de 10 a 1, sin embargo, atemorizados, los soldados se batieron en retirada por temor a las hordas de ISIS, dejando para su disfrute; armas recibidas de los Estados Unidos, blindados, tanques y cantidades ingentes de oro en el banco de Mosul. Cuando llegaron a Ramal, paso exactamente lo mismo de manera que ellos han podido seguir avanzando, si se les hiciese frente podrían ser frenados.

  1. Parece claro que resulta muy complejo comprender los antecedentes y la situación actual en el Medio Oriente, ¿Podría darnos alguna clave para comprender mejor la situación política actual?

Uno de los factores más importantes es el factor chiita y sunní. Es trascendental, pues la mayoría de conflictos encuentran su origen primero y último en esta premisa. Irán es la gran potencia chíita, mientras que los países de la Liga Árabe son sunníes. Las disputas se deben a que Irán intenta aumentar su influencia en los países sunníes.

En Irak, por ejemplo, estaba Sadam Hussein que era un presidente sunní, (los sunnís son mucho más allegados a USA), Estados Unidos acabó con Sadam y resulta que ahora los que dirigen en Irak son chiitas.

En Siria,los alauitas que apoyan a Bashar al-Asad son chiitas, los sunníes son los que van en contra de Bashar, eso provocó la guerra civil. Se le añade a este factor que el EI es sunní. La lucha en muchas ocasiones es frente a la influencia chiita. Entre apoyar a un chiita o apoyar a EI, la gente apoya a EI. Por eso Estado Islámico ha obtenido tanta fuerza.

Otros ejemplos: Hezbollah, es un movimiento chií apoyado por Irán. En Yemen, los hutíes, que son chiitas pero van en contra del régimen sunní gubernamental, el cual es apoyado a su tiempo por Arabia Saudí, que es país sunnita.

En un minuto os he nombrado una serie de disputas muy complejas pero  que tienen su origen en esta discrepancia religiosa del Islam. El mayor temor entre los países árabes es que los Estados Unidos les abandone frente al poder creciente de Irán, la gente desconfía que pueda llegar a ser una potencia atómica.

  1. Tony Judt, premonizó que los Estados Unidos acabarían retirando su apoyo a Israel en los próximos años. ¿Cree que de alguna manera, el acuerdo reciente con Irán muestra este cambio de tendencia?

Ayer mismo la embajada británica reabrió sus puertas en Teherán, este paso marcó quizás un antes y un después en las relaciones del mundo con el gobierno iraní. Se ha renunciado al aislamiento, se le quiere integrar, pues pueden jugar una política muy importante en los acontecimientos actuales del medio Oriente: Para combatir a Estado Islámico, solucionar la contienda civil en Siria o la tensa situación del Líbano. Es fundamental en este aspecto, que Teherán renuncie al camino de la bomba atómica.

  1. Desviando un poco el tema. Tras la gran cantidad de conflictos que ha vivido usted de primera mano entre Israel y Palestina, ¿Cree que existe alguna solución a corto, medio plazo a la relación entre los dos bloques?

Ojalá se esté negociando, cuando fueron los acuerdos de paz de Oslo en 1991, nos levantamos con la noticia que había un acuerdo, no teníamos ni idea de que hubiese acercamiento alguno. En situaciones tan tensas y delicadas las negociaciones secretas son las más efectivas. Lo hemos podido comprobar anteriormente, cuando se hacen de forma abierta y hay un avance claro, aparece un radical loco, atenta y bloquea todos los avances.

Las encuestas dicen que ambos pueblos quieren la paz para sus hijos, el problema son estos “lobos solitarios” radicales de los que hablaba antes, que consiguen sabotearlo. Estoy preocupado, creo que estamos en vísperas de perder el tren de la paz. Entre los palestinos esta Mahmudd Abat del OLP, todavía tiene legitimidad para negociar, en breves puede entrar Hamas a gobernar y ya no se podría. Ellos lo que quieren es negociar una paz de 10 o 20 años, para rearmarse. Si Hamas gana en Palestina, la solución estable de creación de dos estados distintos resultará imposible.

  1. Personalmente, ¿Cuál es su opinión acerca del muro que separa las dos zonas?

¿Sobre el muro? Es horrible que exista, pues separa a familias, a agricultores de sus campos, a pueblos enteros de sus tierras ancestrales etc. El muro ha provocado muchas injusticias, pero la verdad es que hay un dato que es que desde que se levantó los ataques suicidas de radicales islámicos han acabado. Cuando hablo con los altos cargos de Israel me dicen que el muro ha salvado muchas vidas, cuando hablo con los Palestinos me hablan de las injusticias que comporta. La verdad es que quién intente analizar este problema separando bueno y malos; ángeles y demonios, se equivocará con toda seguridad. Cuando hablo con los israelíes me convencen, cuando hablo con los palestinos me convencen. La verdad es que son dos pueblos que luchan por la supervivencia. Es una situación extrema en un territorio diminuto, pues los territorios de Israel, Cisjordania y Gaza unidos no son más grandes que la provincia de Cáceres o un uno por cien del territorio argentino.

Continua en parte 2